“Racial Justice Audit Opening Remarks”: Executive Council Mission Within Report

Executive Council | June, 2021

In this plenary session we will break out in small groups and be led by a facilitator, who is also an executive council member, through a series of reflection questions. The facilitators’ role is not to lead necessarily but to ensure that the conversation is flowing. Naturally, during this time please keep in mind our group norms for discussion, which I will review before we go into small groups.

Yesterday we were able to be passive recipients of information. We sat back and we listened to the results of the Racial Justice Audit. We consumed that information. Today we will not be consumers of information. Instead, today during this time, I call on all of us to be active participants in processing the information that we have internally digested through the racial justice audit.

This, right now, is our time to “do the work and go deeper”. No one else can do this work for us. It is our moment to roll up our own sleeves and dig into our own work because we co-create our own culture. We need to claim ownership over our own process because this is our work to do together.

And this working together creates our common life together as well as co-creating a new culture. So that future Racial Justice Audits on churchwide leadership and Executive Council do not look like this one. This on us. Right now. During this time. So let’s be brave. Dig deep. And do the work. We can do this! We have everything we need to roll up our sleeves and do this work.

Remember to be gracious to your facilitators and to each other. We will have approximately 60 minutes together in small groups and then we will come back together for about 35 minutes to discuss as a whole Executive Council. During this conversation and out of respect for your fellow council members, keep your cameras on. Engage. Also keep in mind our Group Norms for Discussion.


En esta sesión plenaria nos dividiremos en pequeños grupos y seremos guiados por un facilitador, que también es miembro del Consejo Ejecutivo, a través de una serie de preguntas de reflexión. El papel de los facilitadores no es necesariamente el de dirigir, sino el de asegurar que la conversación fluya. Naturalmente, durante este tiempo hay que tener en cuenta nuestras normas de grupo para el debate, que revisaré antes de pasar a los grupos pequeños.

Ayer pudimos ser receptores pasivos de información. Nos sentamos y escuchamos los resultados de la Auditoría de Justicia Racial. Consumimos esa información. Hoy no seremos consumidores de información. En lugar de ello, hoy, durante este tiempo, pido a todos nosotros que seamos participantes activos en el procesamiento de la información que hemos digerido internamente a través de la auditoría de justicia racial.

Este, ahora mismo, es nuestro momento para “hacer el trabajo y profundizar”. Nadie más puede hacer este trabajo por nosotros. Es nuestro momento de arremangarnos y profundizar en nuestro propio trabajo porque nosotros co-creamos nuestra propia cultura. Tenemos que reclamar la propiedad de nuestro propio proceso porque este es nuestro trabajo para hacer juntos.

Y este trabajo conjunto crea nuestra vida en común, así como la cocreación de una nueva cultura. Para que las futuras Auditorías de Justicia Racial sobre el liderazgo de la iglesia y el Consejo Ejecutivo no se parezcan a esta. Esto en nosotros. Ahora mismo. Durante este tiempo. Así que seamos valientes. Profundicemos. Y hagamos el trabajo. Podemos hacerlo. Tenemos todo lo que necesitamos para remangarnos y hacer este trabajo.

Recuerden ser amables con sus facilitadores y con los demás. Dispondremos de aproximadamente 60 minutos en pequeños grupos y luego volveremos a reunirnos durante unos 35 minutos para debatir en conjunto con el Consejo Ejecutivo. Durante esta conversación y por respeto a sus compañeros del Consejo, mantengan las cámaras encendidas. Participa. Tengan también en cuenta nuestras Normas de Grupo para el Debate.